Cuando decimos que colechamos con nuestro hijo

Decimos que colechamos

De todas nuestras ideas y decisiones sobre la paternidad, el colecho es sin duda la más controvertida y la que ocasiona más comentarios de incomprensión, acompañados casi siempre de alguna mueca. Estas son algunas de las frases que más oímos: No se va a ir nunca de vuestra cama, ya veréis luego para sacarlo, no podéis descansar bien, no tenéis intimidad, afectará a vuestra relación de pareja, ¿qué vais a hacer cuando nazca su hermano?… .

Dormir con tu hijo en la misma cama, según mi experiencia, está mal visto. La gente no entiende el porqué y muchos creen que hemos adoptado obligados esta forma de dormir. Pero no, antes de que nuestro peque naciera ya habíamos decidido que colecharíamos.

Nosotros empezamos a colechar en el Hospital y en seguida empezaron los reproches, una enfermera le dijo a mi marido que acabaríamos echándole a él (papi) de la cama y que más valía que lo pusiéramos en la cuna con algo que oliera a mí porque si no se malacostumbraría.

Aunque la que parece que ha tenido siempre una obsesión enfermiza con mandar a nuestro hijo a dormir solo es mi comadrona. En la revisión de la cuarentena nada más verme entrar por la puerta de la consulta con el peque en brazos me dijo:

– Uy, uy, ¡muy mal!
– ¿Qué pasa? – le pregunté.
– No lo mezas para dormir que se acostumbra.
– Bueno.
– Bueno no, que luego cuando sea grande qué.- No recuerdo como fue después la conversación pero sé que le dije que no dormía en la cuna.
– ¿A no, y dónde duerme?
– Con nosotros, en la cama.
– Uy, uy, el peque tiene que dormir en su cuna con el chupete.
– ¿Por?
– Porque necesita su espacio.
– Pero es que yo no quiero pasarlo a la cuna tan pequeño.
– Pero cuando empieces a trabajar y le quites el pecho y lo pases a la cuna a la vez será demasiado para él.
– Pero es que no lo quiero pasar a la cuna ni dejar de darle el pecho cuando empiece a trabajar.
– Pero es que no es bueno, él necesita su espacio.
– ¿Y el chupete? ¿Por qué?
– Para que se relaje y se duerma.
– Pues de momento no se lo he dado porque no veo que lo necesite.
– Si es que este niño es un pequeño chantajista.

Y la mujer, todavía hoy, durante este segundo embarazo, sigue insistiendo. Cada vez que me ve entrar por la puerta me pregunta si todavía duerme con nosotros y no sólo eso, si no que me dice que lo saquemos ya de nuestra cama porque luego cuando nazca su hermano será peor. ¿Perdón? Me da la sensación de que asume que en cuanto nazca el peque vamos a dejar de colechar con el mayor.

No me parece tan difícil de entender, vamos a dormir los cuatro juntos y ya está. En su día ya compramos una cama más grande y al ver que podíamos quedarnos un poco justos de espacio, la semana pasada nos dio por hacer un poco de bricolaje y convertimos la cuna del mayor (en la que no llegó a dormir nunca) en una cuna-colecho.

Mucha gente nos da consejos de cómo sacar al peque de nuestra cama, ¡pero es que no se enteran de que no queremos sacarlo! ¡Para nosotros no es ningún problema ni ningún inconveniente! ¿Por qué le molesta tanto a los demás si a nosotros no?

Anuncios

4 comentarios en “Cuando decimos que colechamos con nuestro hijo

  1. Hola otra vez! Acabo de comentarte…pero este tema da mucho de sí.. Nosotros “no hemos salido del armario del colecho”, claro,clarito lo sabe mi madre y poco más porque mi suegra al enterarse por mi marido se hacía cruces y venía a decirle(a mí directamente nunca)que lo cómodo era eso,que había que mentalizarse que criar era no dormir los primeros meses y que iba a pasar con nuestra intimidad… Ella,que ya siendo una pareja que convivía y luego casados, hemos veraneado en su piso de la playa unos días y no ha tenido jamás la deferencia de ” avisar” en plan,me voy de cena,hasta las 12 no vuelvo o algo así, ahora,desde que di a luz,le preocupa el tema..a nuestros amigos sin hijos..pasamos directamente de decirles nada(yo misma antes de ser mamá también lo veía raro) y a los que sí tienen,dependiendo.Nunca lo he dicho claro a matronas ni pediatra porque no creo que deban opinar de la crianza sino del estado de salud aunque la pediatra me sugiere biberón desde que se enteró que mamaba a demanda cada 2 horas por la noche con 5 meses(se queda con hambre, tu verás) pues eso,yo soy la madre yo veré. Alucinando estoy con tu matrona..no puedes cambiarte.Si volviese atrás me compraría una cama de 1,80 o 2 m y no de 1,50 porque el papi si se va a otra habitación ya que sus turnos de trabajo son muy cambiantes y tiene que asegurarse de dormir y con el peque dando patadones,lo hemos decidido así. Tenemos la cuna sidecar adosada de adorno y ” justificar” que cada uno tenemos nuestro espacio.Lo que me pesa es que no colechamos en el hospital porque tuve un parto horrible que me dejó mal física y emocionalmente y durante los 2 meses intentaba ponerlo en su cunita tras cada toma(porque lo vas a chafar,etc,etc)y lo que también me pesa es que era una zombie total ese tiempo y se me pudo caer de los brazos tras la toma…y NUNCA podría pasar si se siguen las recomendaciones de Unicef para un colecho seguro y feliz.

    Le gusta a 1 persona

    • El colecho es un tema espinoso pero yo no tengo ningún problema en decirlo. No voy por ahí comentándolo pero si alguien me pregunta cuándo lo pasé a su habitación pues le digo que duerme con nosotros porque es nuestra decisión y a quien no le guste pues que no coleche y ya está, yo no le digo a nadie lo que tiene que hacer. No me importa que me miren raro, no tengo nada de que avergonzarme. Y nuestra familia y todos los amigos saben que colechamos, es obvio cuando vienen a mi casa y ven una barrera en la cama de matrimonio. Igualmente te sorprendería la cantidad de gente que colecha y no lo dice, a mí me ha pasado hablando con algunas madres que al decir que nosotros colechamos lanzan un suspiro de alivio y dicen “Nosotros también” y se desahogan contigo porque normalmente no lo cuentan. Lo de colechar en el hospital no es muy cómodo, la verdad, porque la cama es muy estrecha, pero como se pasaba toda la noche mamando ¿dónde lo iba a meter? No creo que debas sentirte mal por no haber colechado al principio, cada uno hace lo que quiere y/o lo que puede. Un abrazo

      Me gusta

  2. Pingback: A dos brazos | Mamá hace oídos sordos

  3. Pingback: En nuestra cama somos cuatro | Mamá hace oídos sordos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s