Técnicas para dormir a un bebé con amor

Técnicas para dormir a un bebé

Nuestro peque siempre ha sido un niño muy movido y desde que nació le cuesta mucho dormirse.

Os aviso ya de antemano que esto no es la panacea, el dormir ha sido siempre nuestro punto débil y en nuestro caso no existe ningún truco infalible. Aunque parezca obvio lo primero que hay que hacer es calmarse y no ponerse nervioso, sé que es muy fácil de decir y difícil de conseguir, yo todavía no soy del todo capaz de lograrlo.
Estas son algunas de las técnicas que hemos intentado para dormir al peque.

La típica
Procedimiento: Coger al bebé en brazos y pasearlo o mecerlo hasta que se duerma. Cantarle una canción puede ayudar y si no te gusta cantar también va bien llevar un muñeco musical (con música tranquila claro) o poner música bajita y relajante.
Nivel de dificultad: 4 (en una escala del 1 al 10, donde 1 es muy fácil y 10 extremadamente difícil).
Achaques derivados de este técnica: Muerte de uno o de los dos brazos, lumbago.
Ventajas: Es bastante eficaz.

A caballo
Procedimiento: Ésta es sin duda la técnica infalible de mi marido. Consiste en sentarse en el sofá o en una silla, poner al bebé a horcajadas sobre una de tus piernas, pegar su espalda contra tu abdomen, sujetarle el pecho con una mano y mover la pierna arriba y abajo sin levantar el pie del suelo como si tuvieras un tic. Cuando empieza a caérsele la cabeza hacia delante porque se está durmiendo, te recuestas un poco o cambias la posición del bebé acunándolo en brazos sin dejar de mover la pierna hasta que se haya dormido del todo.
Nivel de dificultad: 1 si eres mi marido, 9 si eres yo.
Achaques derivados de este técnica: Insensibilidad en la pierna, agujetas o rampa.
Ventajas: No tienes que estar de pie, no se resiente la espalda, puedes distraerte viendo la tele mientras tanto.
* Esta técnica sirve para bebés que ya son capaces de aguantar la cabeza. Para los bebés que todavía no son capaces de sentarse solos, el movimiento de la pierna debe de ser muy suave.

El carrito
Procedimiento: Sentar al peque en el carro e irse de paseo.
Nivel de dificultad: 2 para un niño tranquilo, 8 para un bebé como el nuestro al que no le acaba de convencer esto del carrito.
Achaques derivados de este técnica: En principio ninguno, a no ser que la zona donde vivas tenga muchas calles empinadas.
Ventajas: Es bastante cómodo y entretenido.
Problemas: Algunos niños, como el mío, tienen una especie de sexto sentido que hace que se despierten justo al entrar por la puerta de casa.

El porteo
Procedimiento: Ponerse al bebé en un fular, bandolera o mochila e ir moviéndose por la casa haciendo cosas. Aunque no lo parezca, el detalle de ir haciendo cosas por casa es muy importante, si estás distraído o distraída, te relajas antes porque no estás totalmente centrado en si se duerme de una vez o no, y aunque no te permita descansar, por lo menos adelantas algo de faena.
Nivel de dificultad: 7 (es un nivel alto no porque les cueste más dormirse sino porque el problema está en cómo dejarlo en el sofá, la cama o la cuna una vez se ha dormido).
Achaques derivados de este técnica: Hombros cargados, lumbago.
Ventajas: Es más cómodo que en brazos.
Problemas: Como he dicho antes, mi hijo al sacarlo del fular o la mochila se despierta.

El pecho
Procedimiento: Sentarse en el sofá o tumbarse en la cama y darle el pecho.
Nivel de dificultad: 1 si eres mamá, 11 si no lo eres.
Achaques derivados de este técnica: Ninguno.
Ventajas: Es muy cómodo y eficaz.
Problemas: Es obvio que esta técnica sólo sirve para las mamás que dan el pecho a sus peques.

El coche
Procedimiento: Llevarse al bebé a dar una vuelta en coche. Esta opción la he dejado para el final porque a nosotros no nos ha funcionado nunca, mucha gente me ha dicho que es la única que le funciona y por eso la pongo, pero a nuestro peque no le ha gustado nunca el coche, por suerte ahora que es más mayor podemos afirmar que ya lo tolera, alguna vez incluso parece que no vaya en el coche, algo que hace un año nos parecía imposible.
Nivel de dificultad: No sabría responder a eso, en nuestro caso 10.
Ventajas: Es muy cómodo y entretenido.
Problemas: Gastas gasoil o gasolina, no siempre te va bien coger el coche, no todo el mundo tiene coche.

Estás técnicas son principalmente para que tu peque se duerma relativamente rápido, pero nosotros cuando ya fue haciéndose mayor fuimos intentando que, al menos por la noche, se durmiera tumbado con nosotros en la cama sin necesidad de tener que ir arriba y abajo, sobretodo porque cada vez pesaba más y nuestras espaldas amenazaban con rebelarse.

Al principio no éramos muy amantes de las rutinas, lo cierto es que aún nos cuestan un poco, pero intentamos seguir más o menos las mismas pautas para ir a dormir.

  • Lo principal es mantener un ambiente tranquilo cuando va llegando la hora de irse a la cama.
  • No sobreexcitar al peque justo antes de ir a dormir por ejemplo jugando. Nosotros somos muy brutos y hemos aprendido que jugar al pilla-pilla o al escondite a las nueve de la noche no es buena idea.
  • No ver la tele cuando se está intentando dormir, eso puede alterarlo.
  • Una vez que está tumbado y relajado procurar que no haya nadie paseando arriba y abajo de la casa por ejemplo recogiendo la cocina, nuestro peque tiene mucho oído y siempre quiere levantarse de la cama a ver qué se cuece fuera de la habitación.
  • A algunos bebés el baño o un masaje les relaja antes de ir a dormir. Por supuesto nuestro peque no es uno de ellos.
  • En muchas películas los niños se duermen mientras les leen un cuento. Yo creo que es un mito, a mi hijo da igual el tipo de cuento que le leas, si en el cuento el lobo se esconde detrás de un árbol él se esconde debajo de las sábanas, si le da un mordisco a un oso en el culo él finge que le da un mordisco en el culo a su padre, si el cocodrilo se lava los dientes él quiere ir a lavárselos también aunque ya se los haya lavado…
  • No esperar a que esté demasiado cansado, los niños a los que les cuesta dormir no caen rendidos porque sí en cualquier sitio cuando no pueden más, acaban estresados, agobiados y llorosos.
  • Fingir que dormimos a veces nos funciona. Digo a veces porque en alguna ocasión nos hemos dormido todos menos él.
  • No llevarlo a dormir si todavía no tiene sueño. Puede parecer una tontería, pero meter en la cama a un niño nervioso que además no tiene sueño puede ser catastrófico. Nos pasaremos horas intentando dormirlo y será agotador física y psicológicamente para todos. Poco a poco se irá yendo a dormir antes si vamos siguiendo más o menos las mismas pautas. Nuestro hijo con 7 meses se dormía a la una de la mañana, al año y medio se dormía a las once y media y ahora que tiene 26 meses puede llegar a dormirse a las diez, e incluso algún día a las nueve y media y con esto nos conformamos.
  • Procurar que el peque haya podido descargar pilas durante la tarde. Los niños que son muy activos necesitan quemar toda esa energía acumulada y si se han pasado toda la tarde en casa encerrados “sin hacer nada” es normal que después por la noche no estén cansados o les cueste más relajarse. Si por lo que sea tenemos que quedarnos en casa, intentar estar por ellos y hacer actividades que les motiven.

Soy totalmente contraria a pensar que los niños a los que les cuesta dormir tienen un problema. Cada niño tiene su carácter, su forma de ser, igual que los adultos. Muchas veces el problema lo tenemos los padres que les exigimos cosas que son incapaces de hacer.

Conozco a mamás primerizas con bebés muy pequeños que me preguntan cuándo empezó mi hijo a dormir toda la noche del tirón. Yo sonrío y les digo que hasta que no cumplió los 22 meses no empezó a dormir toda la noche sin despertarse, pero que conozco a otras madres cuyos hijos duermen muchas horas seguidas sin despertarse desde los 4, los 6 o los 12 meses. ¡Cada niño es un mundo!

Hay un libro que me gustaría recomendaros Dormir sin lágrimas de Rosa Jové, que no da consejos milagrosos de cómo dormir a un bebé, porque como he dicho no creo que exista ninguno, pero explica muy bien qué debemos esperar de nuestros hijos respecto al dormir y eso puede ayudar a tranquilizarnos.

Dormir es un proceso evolutivo que se va adaptando a las necesidades del ser humano. Un recién nacido no duerme igual que un niño, ni éste igual que un adulto; ni un adulto igual que un anciano, porque cada edad reclama unas necesidades diferentes.1

¿Y a vosotros qué os funciona para dormir a vuestros peques con amor?

1 Jové, R. (2007). Dormir sin lágrimas. Madrid: La esfera de los libros.

Anuncios

9 comentarios en “Técnicas para dormir a un bebé con amor

  1. Muy interesantes tus trucos! Hemos intentado unos cuantos de tu lista:
    – Portear: No funciona, porque se pone a mirar a todas partes y acaba sobreexcitada con un resultado muy lejano al que esperamos, que es dormirse
    – En brazos: muy similar al anterior, pero con los brazos hechos polvo (mi nena pesa ya 10k!) se gira todo el rato hacia afuera y se intenta poner derecha, cosa que también la sobre excita y se lo toma como un juego
    – En coche: Es la única que funciona, aún no hemos salido de nuestra calle, que a veces ya ronca! pero como le pasa a tu peque, es sacarla de la sillita del coche y ya tiene los ojos como platos y pega saltitos en plan: ahora que he descansado 10 minutitos, puedo volver a pasar horas y horas jugando sin parar!
    La del caballito me ha parecido la mar de interesante, voy a probar y te comento a ver que tal!

    Por cierto, muy chuli tu blog, me quedaré por aquí!
    Muchas gracias !

    Me gusta

  2. eso de leer y dormirse de momento aquí no ha pasado. Si, por las noches tenemos suerte d que se duerme sola, pero durante el día es un horror!!! El coche si que funciona, el portear a veces se lo ve venir y no, y eso del tic he visto que lo hacen más padres, pero la mía nunca nunca. Que diferentes son cada uno, ojalá hubiera un truco mágico universal!!!

    Me gusta

    • El mío de día cuando era un bebé sólo se dormía encima nuestro, pero cuando digo encima lo digo literal, uno de los dos se tiraba toda la siesta del peque tumbado con él encima del pecho. ¡Pero hacen tantos cambios! Después de comentar tu entrada se ha quedado frito en el sofá mientras veía la tele, supongo que para llevarme la contraria. Cada niño es diferente y a cada uno le funcionan cosas diferentes!

      Le gusta a 1 persona

  3. Pingback: A dos brazos | Mamá hace oídos sordos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s