Porque tres no son multitud (ser padres y la relación de pareja)

Tres no son multitud

Desde que mi hijo empezó a caminar, perdón a correr (él nunca camina), ir a comprar al supermercado es toda una odisea. ¿Por qué no se queda uno de los dos con el niño en casa y el otro va a comprar? En primer lugar porque sería tremendamente aburrido y en segundo lugar porque, aunque pueda resultar tremendamente agotador, nosotros siempre vamos juntos a todas partes. Bastantes horas nos pasamos separados mientras estamos trabajando como para querer ir al supermercado, de compras o a comer fuera solos o sin nuestro hijo. No me entendáis mal, claro que en alguna ocasión alguno de los dos se ha ido de cena con los amigos o hemos dejado al peque con los abuelos alguna tarde para hacer alguna gestión en la que necesitábamos estar centrados al cien por cien. Pero no es algo que hagamos por norma, de hecho, podría contar esas ocasiones con los dedos de una mano. Nuestros pobres amigos nos invitan a comer o a cenar sabiendo que el terremoto viene en el pack e incluso después de la experiencia nos vuelven a invitar.

Soy consciente que muchos padres se van de vacaciones o de fin de semana sin sus hijos, pero es algo que no he entendido nunca. Cuando mi hijo tenía pocos meses me reunía con un grupo de madres del pueblo una vez por semana acompañadas por una enfermera de pediatría. Recuerdo un consejo que nos dio que no me gustó.

– Es necesario irse unos días solo con tu pareja y dejar a tu hijo con otras personas para que no se deteriore la relación.

Para empezar nos lo estaba diciendo a mamás que todavía estábamos de baja maternal, es decir, nuestros peques no tenían si quiera dieciséis semanas, y algunas como yo estábamos amamantando a demanda. Es cierto que muchas mamás estuvieron de acuerdo con ella, pero yo no podía imaginar dejar a mi hijo un día y una noche enteros, o más, lejos de mí. No creo que hubiese sido capaz de relajarme sin tener a mi hijo cerca. Así que le dije claramente que yo ni me sentía preparada para hacer tal cosa ni creía que fuese necesario. Ella me miró con cara de suficiencia y me contestó que ya me daría cuenta dentro de unos meses y que era muy importante cuidar la relación con mi pareja.

Mi hijo mayor tiene más de dos años y todavía no he sentido esa necesidad que a ella le resultaba tan evidente. Es cierto que conforme se hacen mayores ya no sientes esa ansiedad de mamá loba, esa etapa se pasa, nuestros peques van adquiriendo nuevas habilidades, y creo que nosotros debemos dejarles experimentar y descubrir el mundo por sí mismos.

Pero nosotros decidimos formar una familia, nosotros decidimos ser tres y pronto cuatro, y somos una piña, nos gusta hacerlo todo juntos: cocinar, poner lavadoras, irnos de excursión, montar muebles, pintar, cambiar una rueda del coche… y mi marido y yo nos seguimos queriendo. Por supuesto que la relación cambia cuando tienes hijos, pero parece que mucha gente asocia la palabra cambio con algo negativo. Nuestra relación es diferente pero es mejor, estamos más compenetrados, seguimos hablando igual que antes (no nos callamos ni debajo del agua) pese a las interrupciones, y aunque la paternidad, sobre todo al principio, en ocasiones te lleva al límite, eso hace que tu relación se fortalezca o al contrario.
Pienso que el mayor error que puede cometer una pareja que no está del todo bien es tener un hijo. En mi opinión, eso no soluciona los problemas, los agrava. Convertirse en padres es un cambio tan grande, tan abrumador, que saca todo lo que llevas dentro;  todo lo bueno y todo lo malo. Cuando llevas horas de sueño atrasado, tu hijo llora y no sabes por qué, tienes hambre, la casa está hecha un desastre, necesitas ducharte… cualquier chispa se convierte en un incendio. Y el superar esos incendios es lo que hace más sólida la relación.

¿Y vosotros, lo hacéis todo juntos o creéis que es necesario hacer cosas en pareja sin niños para que no se deteriore la relación?

Anuncios

14 comentarios en “Porque tres no son multitud (ser padres y la relación de pareja)

  1. Hola mi nombrd es eva, soy madre de uns niña de cinco sños y medo y practicamos el colecho.
    Estoy totalmente deacuerdo con lo que dices.
    El salir a cenar o a comer sin mi hija me es impensable.
    Hay gente que continuamente me insisten en que mi hija debe acostumbrarse a dormir sola, a dormir en casa de otros….que es una niña que depende para todo de mi y que lejos de la realidad, quien la conoce sabe de sobras lo autosuficiente e independiente que es cuando quiere.
    Cuando la gente lee esto dice: vessss cuando quiere.. Te toma el pelo….pues noooooo mi hija cuando esta en familia vive en familia, la disfruta .y cuando esta con amigos juega, se divierte ,disfruta,experimenta. Lo que ella hace es disfrutar de todo aquello que la vida le brinda en cada momento o circunstancia .
    La niñez dura 12-14 años ,disfrutemos de ellos,pasan volando y ya no volverán….

    Le gusta a 1 persona

    • Pienso lo mismo que tú, tenemos que disfrutar de nuestros hijos todo lo que podamos y darles lo que necesitan. Me molesta mucho cuando me dicen que mi hijo me toma el pelo. No es que me tome el pelo es que quiere estar conmigo y es normal porque soy su madre pero también es un niño muy independiente al que le gusta hacer las cosas él solo. Y seguiremos colechando. mimándolo y cogiéndolo en brazos mientras lo necesite y seguiré haciendo oídos sordos a los que quieran cambiar mi manera de criar a mi hijo. Un beso enorme para las dos, muchas gracias por comentar.

      Me gusta

  2. Tienes razón. Me costó hacerle entender a mi suegra que los fines de semana, nos gustaba estar juntos, disfrutando del papá, que tantas horas trabaja entre semana. Aún así algún sábado me apiado de ella y se la dejo dos horitas. Pero creo que le hago más favor yo a ella que ella a mí. La nena disfruta con los abus. Y a ellos se les cae la baba. Y la verdad es que a mí me sabe mal siempre decir que no se la dejo, porque parece que no me fío o algo. Cosa que no es así.

    Aunque admito que la última vez, no las tenía todas de irnos a pasear sin la peque y nos pegamos una buena siesta, que dicho sea de paso, nos dejó como nuevos, con las recientes crisis nocturnas de despertares que estamos viviendo. Después nos fuimos los tres de paseo y tan felices todos: abus, peque y papás!

    Le gusta a 1 persona

    • ¡Estos abus! A mis padres también se les cae la baba y durante las clases de preparación al parto del segundo se quedan unas horitas a solas con él, se van a buscar piñas, al parque y se lo pasan bomba. Aunque nunca me han pedido que les deje al peque sin nosotros, pero supongo que es porque soy su hija, ¡a ver si me van a querer a mí menos que al peque! Jajaja
      ¡Cada uno hace lo que le va bien y lo que necesita!

      Me gusta

  3. Nosotros hacemos casi todo juntos, la primera escapada que hicimos en pareja fue un fin de semana el verano pasado, Alfonso tenía casi tres años y Rafa casi uno. También es cierto que con el segundo hijo te relajas más, eso lo he vivido y lo vivo en mis propias carnes… De todas formas, sí que creo que viene bien de vez en cuando salir a cenar en pareja, y te digo más, mis peques se lo pasan como los indios la noche q duermen en casa de los abuelos… Es que el ritmo q llevas con un hijo no se parece nada al que llevas cdo tienes dos, y además, al segundo muchas veces le basta estar con su hermano mayor y no están tan “emmadrados”

    Le gusta a 1 persona

    • Seguramente cuando nazca el segundo veré las cosas de otra manera, igual que cambié de parecer respecto a muchas otras cosas que pensaba antes de tener al primero. Creo que cada uno tiene que hacer lo que siente o necesita en ese momento. En esto de la maternidad no creo que exista sólo una manera correcta de actuar sino tantas como niños o familias hay.

      Me gusta

  4. Pingback: Escuela Infantil GRANVIA Vistahermosa » Archivo del weblog » Blogs de papás y mamás: padres al mando, bebés "prohibidos" y más

  5. Me está gustando mucho muchísimo tu blog!!!mi bebé tiene 11 meses y no me planteo pasar un día entero DIN él así que una noche…estamos con teta a demanda y duermo con él..pero de mes en mes desde que más o menos se va comiendo su fruta y demás si que me he ido a comer con mi marido 2,3 horas o al cine o a poner orden en casa (un plan súper romántico) pero me quedo mucho más tranquila si se lo queda mi madre que mi suegra,eso es otro tema…jeje.La pareja cambia porque no hay tiempo de nada y creo que pocos te dicen la verdad del asunto y pretenden que sus vidas son iguales y que los demás nos quejamos de vicio o peor… Que cómo no le he metido biberón y ” consiento ” que duerma en nuestra cama y no en su cuna…no nos deja vivir!!me parto… Sobre todo lo dicen amigas embarazadas.. Ya se enterarán…hay que ser muy cómplices y hablarlo todo mucho porque si no se crea distancia.

    Le gusta a 1 persona

    • ¡Me alegro de que te guste el blog! Cada uno tiene que hacer lo que necesita y lo que siente, los demás no deberían juzgar lo que hacemos o dejamos de hacer porque no todos los bebés son iguales, y luego están las circunstancias de cada uno. Nosotros tenemos la suerte de tener horarios muy buenos en el trabajo y podemos vernos mucho entre semana y el fin de semana, entiendo que no debe de ser lo mismo para parejas que no tienen tanta suerte y que se ven sólo un ratito por la noche por ejemplo. Pienso igual que tú sobre las opiniones de las que todavía no son mamás, yo no pensaba igual antes de tener a mi peque, a veces hasta que no estás en situación no puedes saber lo que harás.

      Me gusta

  6. Hola! Me estoy mirando tu blog y me gusta, así que me quedo por aquí.
    Respecto a lo que comentas en el post, yo pienso como tu, I tiene 15 meses y si que nos hemos ido uno de los dos de cena por ahí con amigos, pero dejarla en casa de los abuelos eso no, ya tendrá tiempo cuando sea más grande. Y no es tanto por ella, sino tb por mi, que yo no estaría tranquila.
    Besos!

    Le gusta a 1 persona

    • ¡Me alegro de que te guste! A veces parece que queramos hacerlo todo antes de tiempo aunque ni nosotros ni ellos estemos preparados. Cuando sean más grandes ya querrán irse a casa de los abuelos, de los amigos… y se irán contentos, no lo pasarán mal y no nos echarán de menos.

      Me gusta

  7. Hasta el título me gusta! Que cada cual haga lo que necesite, no sé por qué este empeño de según quien por decir cómo tienes que hacer las cosas. Me pasa como a ti, nosotros tampoco necesitamos dejar a Simiwenza e irnos un finde por ahí para que la relación sobreviva.
    Desde que tenemos a nuestra hija nuestra relación ha cambiado, por supuesto, al igual que hemos cambiado nosotros como personas. Eso no quiere decir que la relación vaya mal, nuestras prioridades son otras, nuestros sentimientos también. Estamos más unido, y ahora no sólo somos pareja, somos un equipo.
    Un besazo!

    Le gusta a 1 persona

    • ¡Me ha encantado eso de que sois un equipo! Pienso como tú, que cada uno haga lo que necesite, no todos necesitamos lo mismo. Yo seguiré reivindicando una y otro vez que en esto de la maternidad no hay una sola manera correcta de hacer las cosas, no quiero convencer a nadie de que mi forma de hacer las cosas es la mejor porque no lo pienso, yo sólo digo cómo lo hacemos nosotros e intento no juzgar como lo hacen los demás porque no me gusta que a mí me juzguen. Un abrazo!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s