Así conciliamos

Así conciliamos

¡Me sabe tan mal no publicar más! ¡Tengo tantas cosas que contaros y tan poco tiempo! El 18 de marzo se acabó mi baja de maternidad y tuve que volver al trabajo y lo tengo todo abandonado, mi casa, mi vida social, mi marido (ten paciencia las aguas volverán a su cauce), mi pelo (hay días que salgo de casa sin haberme mirado ni un segundo  al espejo, espero no haber hecho mucho el ridículo), el blog… bueno, todo abandonado no, a mis hijos los tengo muy mimados y muy atendidos, no tengo tiempo para nada porque todo mi tiempo se lo dedico a ellos.

El Pequeñajo ya tiene 5 meses y parece que ha pasado un mundo desde la última vez que publiqué. Las crisis pasaron a la historia hace dos meses y no puedo más que decir que tengo una suerte enorme, que el pobrecito es un bebé todoterreno. Aguanta como un campeón los embistes de su hermano, las idas y venidas coche arriba y coche abajo (es lo que tienen los pueblos, necesitas el coche para todo), y no le ha costado en exceso adaptarse a mi vuelta al trabajo.

El PequeMayor está más calmado, por poner un adjetivo (calma y PequeMayor no son compatibles). Sigue igual de cariñoso y atento con su hermano, es un encanto. Verlos a los dos juntos es divertidísimo, el Pequeñajo sólo tiene ojos para él, le ríe todas las gracias, le sigue con la mirada a todas partes, le llama constantemente la atención con grititos y el PequeMayor se ríe a carcajadas cada vez que el Pequeñajo lo agarra de la camiseta, le babea la cara o intenta cogerle el plato mientras comemos.

En realidad mi idea para esta entrada es explicaros un poco nuestros tejemanejes para intentar conciliar nuestra vida laboral y familiar, para estar el mayor tiempo posible con nuestros niños. Tengo que deciros que no ha sido fácil, pero que también hemos tenido suerte, y que más vale preguntar en el trabajo que no hacerlo, porque el no ya lo tienes.

Con el PequeMayor acumulé la baja de maternidad, la lactancia y el mes de vacaciones y conseguí volver a trabajar cuando tenía 5 meses y medio. Teníamos muy claro que no queríamos llevarlo a la guardería tan pequeño y hasta el último momento mi suegra fue la opción que barajamos para cubrir mi jornada laboral que ya habíamos decidido que reduciría a 4 horas al día. Pero justo antes de volver me entró el pánico, en ese momento no nos llevábamos muy bien, éramos muy distintas por no decir opuestas y estaba convencida de que iba a pasar por alto nuestra manera de criarlo y todo acabaría en un enfrentamiento.

Así que se me ocurrió preguntar si podía hacer esas 4 horas por la tarde empezando al mediodía a la misma hora que mi marido acababa de trabajar ya que hace horario intensivo (no pondré nuestros horarios exactos por seguridad, espero que no os importe). Por suerte o por desgracia, según se mire, los dos trabajamos en la misma empresa, así que la idea era que cuando él acababa empezaba yo. Subía al trabajo con el PequeMayor en el coche y hacíamos el cambio. Por suerte me dijeron que sí.

Sin embargo, cuando el PequeMayor tenía casi un año me dijeron que tenía que entrar una hora antes (los motivos prefiero guardármelos), pero estaban en su derecho puesto que yo acababa una hora más tarde que mi jornada laboral de 8 horas. Lógicamente no nos gustó, pero no puedes hacer nada. Las inscripciones de las guarderías públicas estaban cerradas, mi suegra no se encontraba bien… pero no nos rendimos y volvimos a buscar opciones por muy estrambóticas que fueran ¡¡por una simple hora!! Así fue como mi madre, que para más inri también trabaja en la misma empresa, pidió dejar de hacer horario intensivo y cogerse una hora y media entre medio de su jornada laboral para “comer”, y en su hora de comer llegaba a mi casa, y yo salía pitando para el trabajo (antes vivíamos a 8 minutos del trabajo en coche), y después mi marido salía corriendo también para llegar a casa, quedarse con el niño y dejar que mi madre volviera al trabajo.

Y no sé si alguien más pensará lo mismo que nosotros pero lo recalcaré: ¡Todo esto por no poder conciliar una hora!

La cosa se complicó cuando hace un año nos mudamos a una casa a media hora del trabajo, pero nos apañamos como pudimos ya que iban a ser sólo unos meses, hasta que el PequeMayor empezara la guarde en septiembre. Mi suegra ya no estaba. Así que volvimos a recurrir a mi madre. En vez de venir a casa yo le llevaba al PequeMayor al trabajo y, entre que salía y no salía mi marido, se iban al parque (aunque la mayoría de veces llegaba dormido en el coche y ahí se quedaba echando la siesta).

Y ahora, ¿cómo lo hacemos? Yo cogí la baja a finales de septiembre y he estado cuidando a los dos hasta los 4 meses y una semana del Pequeñajo. Pero mi madre me dijo que no se veía capaz de ocuparse de los dos a la vez fuera de casa, sobretodo porque el PequeMayor es un cabraloca. Decidimos que dejaríamos al PequeMayor a comer en la guarde. Pero me sabía tan mal dejarlo tantas horas seguidas, además al trabajar de tarde no me vería en todo el día, y él está acostumbrado a pasar mucho tiempo conmigo, no me parecía justo. Volví a estrujarme el cerebro y ¡voilà! Mi marido pidió entrar quince minutos antes y yo en vez de compactar la lactancia dije que la utilizaría para entrar media hora más tarde hasta los nueve meses del Pequeñajo (el 9 de Agosto) y los quince minutos que quedan para completar esa hora se queda mi madre con ellos en el coche. Muy sencillo todo, a que sí.

Cuando se acabe el permiso de lactancia cogeremos vacaciones y otras historias más y en septiembre el PequeMayor empezará el cole (ay los coles, esto da para otro post) y el Pequeñajo la guarde, yo pasaré a hacer horario de mañana, mi marido entrará más tarde para dejarlos en el cole y yo saldré a tiempo para llevarlos a casa a comer. Y ahí se acabarán nuestros dolores de cabeza con la conciliación, en teoría.

Desde aquí hago un llamamiento para que, por favor, se haga algo ya en este país para ayudarnos a conciliar, no me parece pedir demasiado, no es normal que tengamos que inventarnos imposibles para poder trabajar y también para pasar tiempo y disfrutar de nuestros hijos. Porque ya lo digo yo, nosotros tenemos muchísima suerte, pero hay muchos padres que no la tienen, y esto no debería ser cuestión de suerte.

Y sobre todo, lo que es una vergüenza es que con 16 semanas haya que separar a un bebé de su madre. Demuestra muy poca humanidad, mucho desconocimiento sobre las necesidades de los niños y un enorme obstáculo para continuar con la lactancia materna, sobre todo para aquellas mamás que no pueden permitirse reducir sus jornadas laborales. Desde aquí mi apoyo a una mamá que conocí que tuvo que incorporarse a su trabajo cuando su niña tenía 8 semanas (por ley es el mínimo que tiene que coger una madre de baja y a veces las empresas se aprovechan de eso para presionar) y que entre lágrimas nos contó su fracaso con la lactancia materna por la que había luchado y que había conseguido instaurar, y que perdió al empezar su hija a rechazarle el pecho en favor del biberón con el que la alimentaban durante sus 8 horas de trabajo más el tiempo que tardaba en ir y volver del trabajo (que eso nunca se tiene en cuenta).

Y dejadme que diga: Muchas gracias mamá, no sé que haría sin ti.

¿Qué haríamos sin apoyo familiar? Y vosotros ¿podéis conciliar?

Anuncios

21 comentarios en “Así conciliamos

  1. Como comentas es una pena separar a una madre de su hijo tan pronto y es por eso que muchas mujeres abandonan temporalmente su carrera profesional, lo que suele repercutir en sus puestos de trabajo y salarios cuándo vuelve a trabajar. Parece mentira,pero así es…

    Le gusta a 1 persona

    • Totalmente de acuerdo, y no hace falta dejar tu carrera un tiempo para que repercuta en tu puesto de trabajo. A mí al volver de la baja me cambiaron de puesto porque el mío requería más horas, así que si quería seguir haciendo jornada reducida tenía que cambiar de departamento.

      Me gusta

    • Tu situación me suena un poco, aunque por suerte no tan bestia. Desde que me incorporé de la baja con el PequeMayor he cambiado de puesto 3 veces. La primera fue para mejor, pero esta última era porque la empresa necesitaba más horas en el puesto que yo desempeñaba. Llega un punto en que estás cansada de tanto cambio, de tanta inestabilidad. Es una pena que lo pasarais tan mal ese primer año, pero quiero decirte que te envidio, no tengo ningún problema en decir que me gustaría poder quedarme en casa con ellos estos primeros años que tanto me necesitan, pero no me lo puedo permitir, con un sueldo no llegamos, y prefiero trabajar aunque sean pocas horas a que mi marido tenga que hacer mil horas y mis niños se pierdan a su padre y él a ellos, que eso también es muy importante.

      Le gusta a 1 persona

    • ¡Menuda faena! Lo de hacerme entrar una hora antes fue una especie de castigo porque un miércoles me dijeron que ese domingo tenía que venir a hacer una guardia, en la que además tenía que hacer más horas que en mi jornada laboral, y me negué (yo ya había acordado además que sólo haría de lunes a viernes). Después de pasarme cuatro años haciendo yo todas las guardias, todos los festivos y quedándome más horas siempre que hacía falta.

      Le gusta a 1 persona

  2. Madre mía, qué de cosas tenéis que hacer para poder combinaros! Nosotros la verdad es que podemos conciliar bastante bien, yo tengo reducción de jornada y en el cole de Niño tienen servicio de guardería gratuito para los socios del ampa, así que puedo llevarlo un poco antes y yo llegar a la hora al trabajo. Marido es autónomo y él se encarga de llevar a Niña a la guardería y empieza más tarde la jornada. Luego por la tarde, puedo ir yo a recogerlos a los dos sin problemas, se quedan los dos a comedor. Y cuando están malos, tengo la suerte de disponer de la familia: tiro de madre y suegra y ellos los cuidan las horas que necesite. La verdad es que valoro la suerte que tengo, si no, no sé cómo lo haría, pero no en todos los casos es así y es una lástima.

    Le gusta a 1 persona

    • Me alegro de que os podáis combinar, pero es lo que dices tú, sin abuelos de por medio, es misión casi imposible. Yo haciendo media jornada si los dejo a comer no me sale a cuenta, además que hago media jornada precisamente para poder comer con ellos. Pero en septiembre los dos van a tener que entrar antes y quedarse en el servicio de guardería que tú dices, y en mi caso gratis precisamente no es, aunque seamos del ampa.

      Le gusta a 1 persona

  3. wow…haces un autentico encaje de bolillos. Y los políticos que hacen oídos sordos…Aqui antes eran 3 meses de baja, ahora son 5 y medio…pero los colegios hacen horario hasta las 12…y las empresas tienen horarios de 9 horas al dia…sin posibilidad de reducir horarios…asi que conciliar es, a veces, un tanto mas dificil. Yo priorice a las terremoto..y a partir de ahí empecé a encajar el resto. eso si, sin al abuela no se que hubiéramos hecho!

    Le gusta a 1 persona

    • ¡Buff! Eso de no poder reducir la jornada sí que es el colmo de los colmos. A mí me gustaría poder dedicarme al 100% a mis peques pero la economía no da para más y no quiero sobrecargar a mi marido, que también quiere estar más tiempo con ellos y ellos con él. Pero si yo no pudiera reducir jornada la única vía sería que él hiciera más horas para que yo me quedara en casa.

      Le gusta a 1 persona

  4. muchos ánimos! eres una valiente!
    a los políticos de este país les importa tres pitos que la gente tenga hijos. Se ve en las ayudas y en las jornadas laborales de mil horas. En mi caso me quité del medio y tiramos con el sueldo de mi pareja. No es fácil pero por suerte ni estoy hipotecada ni estamos pasando hambre. En mi caso no tenía un trabajo que me importara demasiado antes de ser madre así que decidí dedicarme a “mis labores”. Mi trabajo son mis hijos que no es poco, porque tal y como van las plazas y la guarde, se me iría la mitad de mi sueldo en pagar el cole! y eso que ahora va 3 horas y ya me supone una sangría! en fin! besetes!

    Le gusta a 1 persona

    • No sé si valiente es la palabra, más bien superviviente, jajaja. Es alucinante la de mamás que conozco que han tenido que dejar el trabajo porque era incompatible con su vida familiar, no me parece normal, está claro que las cosas se están haciendo muy mal. Mi trabajo no me apasiona, no es lo que yo he estudiado, pero tampoco me aburre, estoy poquitas horas, me permite estar con mi familia y aporto mi granito de arena a la economía familiar. Lo que dices de las guarderías es totalmente cierto, el PequeMayor va también 3 horas por la mañana y es un dineral, pero si tuviera que quedarse a comer no me saldría a cuenta trabajar, antes de trabajar sólo para pagar la guardería me quedo en casa con mis peques. Muchos besos!

      Me gusta

  5. Gracias por contar tu vida familiar de manera tan pintoresca. Aunque a veces las cosas sean casi una tragicomedia. Esto de ser madre y trabajar no es fácil pero tampoco imposible. Y es que los peques crecen tan rápido, que uno debería pasar lo máximo posible con ellos. Lamentable que la vida de hoy no nos lo permita como antes, como en la época de nuestras abuelas quizá?
    En Perú, de donde yo vengo, la situación es similar, es muy triste ver que bebés tan pequeñitos se tengan que separar de sus madres porque tienen que volver al trabajo y porque no les queda otra.
    Mi suerte es otra. Yo vivo en Noruega y acá tenemos hasta un año de licencia! Pagada. La pueden usar ambos, la madre y/o el padre, pero no quiero sonar petulante con la suerte que tenemos acá. Son dos mundos diferentes, son dos realidades diferentes. Pero es como debería ser en todas partes y a ver si las autoridades en Peru, en España y en muchos otros sitios más hacen algo al respecto!

    Le gusta a 1 persona

  6. Felicidadeeees por hacer lo habido y por haber para conciliar!!que suerte que lo vayáis consiguiendo!la conciliación en España da pena, dan ganas de buscar trabajo en otros países y poder atender y disfrutar de nuestros hijos como es debido!el apoyo familiar es vital para conciliar!! Seguro que somos muchas las a nos unimos al GRACIAS MAMA!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s