¿Al cole sin pañal?

Al cole sin pañal

Sí, sigo viva, pero no doy para más. Como ya dije en otro post tienen que alinearse todos los astros para que pueda publicar algo en el blog, yo no sé cómo lo harán los demás, pero me da la sensación de que las horas me adelantan una y otra vez, y no consigo subir el ritmo. Voy acelerada y aún así, no me da tiempo de hacer todo lo que me gustaría.

Voy acelerada sí, pero intento tomarme las cosas con calma respecto a los niños, no me gusta meterles prisa, yo voy mirando el reloj de reojo cada mañana mientras veo como el Peque Mayor deja la cuchara llena de cereales suspendida a medio camino entre su boca y el bol del desayuno con los ojos clavados en la caja tonta, suspiro y espero o me voy a hacer otra cosa, pero intento no decirle nada, como mucho le pregunto de vez en cuando si está comiendo, aunque yo sepa la respuesta, pero eso al menos le deshipnotiza momentáneamente y vuelve a devorar los crispis.

Le dejo que se vista solo porque quiere vestirse solo y así no coarto su aprendizaje ni su independencia, pese a que si le vistiera yo tardaría cuatro veces menos, pese a que la mitad de las veces se ponga los zapatos al revés y se los tenga que volver a quitar y volver a poner él.

Le sigo el juego cuando se distrae con cualquier cosa, o cuando quiere cerrar él la puerta con las llaves, hacerme esperar en la puerta mientras llega al coche (dentro de casa no en la calle) y me diga: Espera mama, todavía no, yo primero, ahora.

¿Y por qué? Pues porque así todas las mañanas nos vamos todos de buen humor a la guarde y se siente valorado, querido y respetado. Puede que algunos piensen que hace lo que le da la gana, pero no es verdad, simplemente intento dejarle ser niño. Por supuesto que muchas veces le digo que no y me tengo que discutir con él, pero acepta mucho mejor las cosas cuando respetamos su ritmo.

Y sí, muchas veces llegamos a la guarde dos o tres minutos tarde, y no pasa nada. Seguro que más de uno pensará que no es lo mismo si tuviera que hacerlo cuando tengo que ir a trabajar, pues lo cierto es que también lo hago al mediodía cuando tengo que irme a trabajar, y no llego nunca tarde. Mi estrategia es, quince minutos antes de tener que irnos, decirle que se ponga los zapatos que ya nos vamos, y acabamos saliendo a la hora a la que tenemos que salir.

Y todo esto qué tiene que ver con el pañal. Bueno, pues tiene mucho que ver.

En septiembre el Peque Mayor empieza el cole, P3, y no dejan que los niños lleven pañal, pero ni en el del Peque Mayor ni en todos los que fuimos a ver. Y a mí eso me parece fatal, significa no respetar el ritmo de algunos niños que en ese momento todavía no están preparados para quitarse el pañal, ya sea porque todavía no controlan esfínteres o porque no se sienten seguros o maduros para ello.

En muchos sitios me han dicho que es porque las profesoras no están para cambiar pañales, pero me parece absurdo cuando de otra manera, los niños que no controlen esfínteres van a tener que cambiarlos enteros si se hacen pis encima, y eso para mí, es más trabajo para las profesoras y, lo más importante, puede afectar a la autoestima de esos niños. Por otra parte, la mayoría de niños cuando empiezan P3 no llevan pañal, no creo que sea tantísimo esfuerzo esperar un poco a que tres o cuatro niños dejen el pañal por si mismos. Estamos hablando además de que hay niños que empiezan en septiembre sin haber cumplido todavía los tres años.

Y nosotros qué hemos hecho. Pues por desgracia no podemos cambiar las normas, pero mientras no llegara septiembre apoyaríamos al Peque Mayor en su rotunda negativa de decirle adiós al pañal. Le explicamos, eso sí, que en el cole de los grandes no podría llevar pañal, y cuando me preguntó “¿Por qué?” La verdad es que no supe qué contestarle.

Y nuestra paciencia se ha visto recompensada. En casa algunas tardes, como hacía calor, iba sin pañal y poco a poco fue haciendo pipi en el orinal o en el váter con el reductor, caca no. Yo sabía que ya controlaba esfínteres porque cuando íbamos a la piscina y no le ponía pañal, me pedía pipi y me daba tiempo de llevarlo al váter. Cada vez que progresaba le alabábamos y él se sentía bien, se sentía orgulloso, cuando se le escapaba y se quejaba nosotros le quitábamos importancia lo cambiábamos y punto. Algunos días le preguntaba por la mañana si quería ir sin pañal y me decía que no, entonces yo le decía que cuando se sintiera preparado que me lo dijera.

Y después de un par de semanas de tarde sí tarde no con pañal, hace dos fines de semana decidió ir sin pañal fuera de casa, al día siguiente se hizo caca en el suelo, ¡pobre! Le explicamos bien que la caca también se hacía en el orinal o el váter y la siguiente vez hizo en el váter.

Y al día siguiente, el lunes pasado no, el otro, se fue a la guarde sin pañal y se acabó. Ni un escape ni con el pipi ni con la caca desde entonces. Parece que hubiera ido sin pañal toda la vida. Y él la mar de feliz con sus “Calsonsillos” porque “Soy grande, mamá”.

Jamás me hubiera imaginado que podría haberse quitado el pañal tan fácilmente, el Peque Mayor es muy cabezota y era muy rotundo respecto al pañal, no quería ni oír hablar de calzoncillos ni orinales, no avisaba cuando se había hecho caca y muchas veces no se dejaba cambiar el pañal. Pero la prueba de que lo hemos hecho bien es lo contento y feliz que está, la manera tan natural como ha cambiado el pañal por los calzoncillos y el hecho de que no haya sufrido durante este proceso tan importante para él.

Y aunque me haya quitado un peso de encima con lo del colegio sigo pensando que lo hacen mal y que no es justo, y con el Pequeñajo haremos igual, y me pelearé con quien haga falta para que le dejen ir con pañal si así lo necesita cuando empiece el colegio porque además es de noviembre.

Y para acabar muchísimas gracias a todos los que me leéis, no os perdáis el próximo post, irá sobre el Pequeñajo y la introducción de la alimentación complementaria con nuevos comentarios para la sección Hago oídos sordos de las enfermeras de pediatría.

¿Y vosotros qué pensáis sobre que no puedan llevar pañal en el colegio? ¿Cómo han llevado vuestros peques el proceso de dejar el pañal?

Anuncios

4 comentarios en “¿Al cole sin pañal?

  1. Pues Niño es de octubre y también le quité el pañal el verano pasado, antes de empezar P3 y porque no tenía más remedio. Me pasaba como a ti, Niño no quería saber nada del orinal ni el wáter, nunca me avisaba de que llevaba caca y no le veía ningún signo de que estuviera preparado… La primera semana fue muy mala, pero luego en un mes lo tuvo completamente controlado. En los coles quieren cuanta menos faena mejor, así que ni pañales, ni chupetes, ni biberones ni historias, todo fuera!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s